Seleccionar página

Este post surge como consecuencia de una conversación con un hotelero que estaba preocupado porque la tasa de rebote de su web se había elevado notablemente durante la realización de una campaña con landings. 

El caso me pareció muy interesante y esta infografía me viene como anillo al dedo. Una tasa de rebote alta suele indicar una falta de interés del usuario. El usuario consulta una página y se sale de la misma sin realizar ninguna interacción.

Sin embargo, una tasa de rebote alta no tiene por qué significar esto. En el caso que me ocupa, por ejemplo, la tasa de rebote global de la web había subido 20 puntos ¡Qué horror! Sin embargo, un análisis pormenorizado nos llevó a extraer conclusiones muy diferentes. Se había puesto en funcionamiento una campaña con varias ofertas diferentes, cada oferta llevaba a una página individual, con información específica y detallada de la misma y sólo una posible interacción: consultar disponibilidad de reservas y reservar. 

Las landings se impulsaron a través de campañas de enlaces patrocinados por lo que la mayoría del tráfico se dirigió directamente a las landings. Para más inri, el motor de reservas llevaba a un dominio diferente. 

En este caso concreto el motor de reservas experimentó un crecimiento de más del doble, lo cuál es una excelente noticia, la tasa de rebote general subió más de 20 puntos pero un análisis específico de las distintas páginas nos permitió observar que la tasa de rebote de la home, de los apartados de restauración y de ofertas habían disminuido, y que además el tiempo de permanencia había aumentado y las reservas también. Es decir, la tasa de rebote se había elevado porque el tráfico generado a las landings llevaba exclusivamente una página con el motor de reservas, que GA interpreta como una salida de la web cuando realmente significaba una consulta de disponibilidad. 

Conclusión: para interpretar datos de una web es necesario conocer cómo está configurada la misma y en lo que a la tasa de rebote se refiere, debemos extraer conclusiones teniendo en cuenta un contexto global, de otra forma, las conclusiones a las que podemos llegar pueden ser equivocadas. En esta caso por ejemplo, sería más conveniente que los dós dominios estuviesen enlazados a través para que GA pudiese proporcionarnos información más representativa, pero ésta ya es otra historia. 

La infografía que recojo a continuación explica de forma muy visual qué es la tasa de rebote, qué factores inciden en ella y cómo podemos mejorarla. 

Si necesitas ayuda contacta conmigo.

Ver infografía sobre Tasa de rebote

Pin It on Pinterest

Share This