Seleccionar página

Cuando la visión global se pierde, la cuenta de resultados se resiente gravemente.

Después de concluir una reunión con un cliente un tanto preocupado, no he podido evitar dedicar una líneas a la importancia que tiene diseñar un campaña desde un punto de vista estratégico, con coherencia tanto interna como externa. No sólo es importante utilizar los canales de comunicación adecuados para llegar al mercado, también es imprescindible utilizarlos para que los departamentos de desarrollo tecnológico y de marketing se entiendan.

En un mundo microsegmentado, las empresas se han visto en la necesidad de trabajar con perfiles muy cualificados, especializados en el desempeño de tareas en las que se requieren conocimientos muy específicos. Sin embargo, son precisamente esta especialización y la necesidad de atender a un cliente cada vez más experto y exigente, las que convierten en imprescindible la existencia de una figura con visión estratégica y conocimientos de marketing y de tecnología, con visión global, capaz de comprender las necesidades y el alcance del trabajo que desarrollan de manera demasiado independiente, bajo mi punto de vista, los programadores-técnicos y los marketeros.

En el caso de desarrollo de apps, este escenario se agrava de manera exponencial.

Errores que seguimos viendo con frecuencia y que ya dejan de sorprenderme:

1) Definir de manera vaga los objetivos de una campaña. Tienes que plantearte qué quieres conseguir con la campaña en términos numéricos y estratégicos. Las dos cosas son necesarias.

2) Seleccionar KPIs inadecuados, por ejemplo las descargas. Éstas son a las aplicaciones como las pernoctaciones a los hoteles, necesarias de medir pero insuficientes.

3) Comunicar al departamento de desarrollo las necesidades de medición demasiado tarde, complicando la planificación de desarrollos e incurriendo en costes de producción evitables.

4) Pensar que el código de google es mágico y que sólo con su implementación tenemos el trabajo de codificación y medición resuelto, desaprovechando la magnífica fuente de información que representa el uso que tu cliente realiza de la app.

5) Considerar la rentabilidad de la aplicación exclusivamente desde su capacidad para generar ventas, cuando en muchas ocasiones sirve para que éstas se materialicen a través de otros canales, teléfono, tienda física, tienda online, etc.

6) Presuponer que nuestra app va a enganchar al usuario desde la descarga y no planificar acciones continuadas para motivar su uso. Los juegos, retos, las promociones y las comunicaciones personalizadas suelen proporcionar excelentes resultados.

7) Desvincular la estrategia en medios tradicionales de los digitales, sí, ¿lo puedes creer? todavía sucede.

Para complementar estos puntos os incluyo una imagen con los factores clave para desarrollar una app para empresas, extraído del informe Accenture Mobility Research: “Growing the Digital Business:Spotlight on Mobile Apps.

 

Cómo desarrollar una app de manera efectiva.

Fuente: Accenture Mobile Research 2015 y The Kreative Room.

 

Autor: Gema Garrido, Fundadora de The Kreative Room

Pin It on Pinterest

Share This